martes, julio 7, 2020

¿Por qué es importante tener un Consejero Independiente en el periodo que estamos viviendo?

Durante las últimas tres semanas, hemos recibido numerosas llamadas de varios empresarios y directores de empresas que querían compartir con nosotros sus inquietudes, problemas y cómo gestionar de la mejor forma posible la situación actual. 

Como directivos nuestro gran desafío es manejar la crisis de la mejor forma posible, mientras visualizamos y reinventamos el futuro. Pero, en este entorno extremadamente cambiante, no hay pausa, debemos ir rápido. 

Es de gran valor que en el momento actual, nuestra comunidad encuentre en Barna el apoyo, ese punto de vista externo, pero también que sirvamos de puente entre directivos de la comunidad, con experiencia probada, que son expertos en las diferentes materias. 

Es fundamental que en este período, nuestra comunidad pueda contar con esa ayuda para preservar la “salud” estratégica de sus empresas, las cuales, a pesar de sus mejores esfuerzos, a veces terminan tomando las decisiones equivocadas, bajo presión,  porque no han buscado a nadie, o simplemente no han pedido una opinión externa o perspectiva diferente. Tener alguien que no está emocionalmente conectado con la empresa, con sus empleados, con su día a día, puede ayudar mucho al empresario y a su equipo directivo a tomar mejores y prudentes decisiones.

Iniciar con un consejero independiente en el momento actual, puede ser el primer paso para que, cuando la tormenta afloje un poco, la empresa se anime a crear un Consejo de Administración. Este es, sin duda, uno de los pasos más importantes en la profesionalización de las empresas familiares y que les beneficiará a todas aquellas que sean capaces de sobrevivir a la tormenta que estamos viviendo.

Quisiera explicar porqué creo que todas las empresas (incluso aquellas que no están obligadas por ley) deben iniciar primero por incorporar a un consejero independiente y más adelante crear un Consejo de Administración comprometido, que pueda servir a los intereses de la compañía.  

Hay muchas razones por las cuales deben dar el paso. Déjenme enumerar seis:

  1. Añaden experiencia dilatada y exitosa del sector, con visión de futuro. 
  2. Ayudan a resolver conflictos de intereses (accionistas y equipo directivo). 
  3. Aportan ideas frescas de manera continua y muchas de las veces “out of the box”.
  4. Ayudan a Incorporar orden, proceso y transparencia. 
  5. Generan motivación y ayudan a preparar el equipo.
  6. No están emocionalmente conectados con el negocio; dicen lo que piensan y no están presionados por el día a día.

Tras 20 años de carrera profesional en la alta dirección y los cuatro últimos como consejero de varias empresas, he llegado a la conclusión de que para ser consejero debe de sentirse la vocación de ayuda, de aportar valor, de lograr hacer reflexionar y transmitir puntos de vistas deferentes, alcanzar consensos y animar a caminar más rápido. El consejero no solo debe tener una dilatada experiencia profesional y del sector, sino un importante conocimiento actual, sobre las tendencias del mercado y sobre las mejores prácticas. Es un compromiso que requiere mucho dinamismo, agilidad, dedicación y sobre todo responsabilidad.

Los consejeros deben ser elegidos por la capacidad de entender en profundidad el funcionamiento de la empresa, el de su mercado y en momentos como el que estamos viviendo, poder ayudar al empresario, al dueño y al equipo directivo a tomar las mejores decisiones de corto plazo, sin dejar de visualizar el futuro. 

Es importante que el consejero independiente, conozca al dueño, a la familia y a los accionistas. Que entienda cuál es su propósito, sus objetivos y valores, porque nos van a ayudar con criterios fundamentales para lograr las mejores y prudenciales decisiones. 

Como consejero independiente, dedicarle horas a leer y entender el problema, hay que estar con el RADAR conectado digitalmente las 24 horas.  Se debe estar pendiente de todo lo que está pasando en el entorno, los hechos relevantes, conocer los movimientos de los competidores en el mercado; es imprescindible conocer a todos los miembros del equipo de dirección y sus equipo, saber que está pasando con ellos y con sus familia; solo así podremos ser capaces de dar una  opinión profesional e independiente sobre todas las decisiones que la junta directiva y su principal directivo, deben tomar. Esos encuentros deben ser reuniones formales y su frecuencia semanal.

En esta nueva etapa de profunda crisis, el consejero se convirtió también en un asesor -consultor, que le debe dedicar muchas más horas. No tengo ninguna duda de que el valor que aportara a las compañías y a sus directivos será clave para salir reforzado en el “dayafter”.

Ojalá seamos capaces de convencernos de la importancia que tienen estos temas y que todos los altos directivos y dueños de compañías se dejen asesorar y se convenzan del rol que puede jugar un consejero independiente, sobre todo en el momento actual y que puede resultar clave para la sostenibilidad y el futuro de las compañías. 

Paulo Alves

Rector Barna Management School

Otros artículos

00:01:44

4/4 Juan Manuel Parra

https://youtu.be/pA0CXgkVCWk

Comunicado del Rector a la #ComunidadBarna

Apreciados alumnos y comunidad Barna, Deseando que se encuentren bien, al igual que sus familias y seres queridos. Os...

¿Quieres estar listo para salir de la crisis? Es el momento de liderar con propósito y humanidad

Hay dos cosas claras con esta pandemia y la crisis que ha generado. Una es que va a afectar los resultados de...