martes, noviembre 24, 2020

Emprendimiento y economía azul: El caso de la fundación Zeri

Tradicionalmente, los modelos de negocio han querido incorporarse a la globalización, tratando de producir bienes y productos estandarizados al menor costo posible. Producir a bajo costo, con la idea de vender barato, a gran escala, ha traído graves consecuencias a nivel humano y medio ambiental.  La carencia en condiciones laborales, calidad de los productos, la deforestación y las emisiones de CO2 son apenas la punta del iceberg de un modelo económico sustentado en el precio como único indicador de éxito.

Los gases de efecto invernadero que desprendió la actividad humana en los últimos años, sobre todo el dióxido de carbono, fueron los principales responsables del cambio climático que azota al planeta. Las causas de las emisiones se asocian a la quema de combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas).[2] Las 37.000 toneladas de CO2 emitidas en 2018, explican el calentamiento inducido por el ser humano el cual está afectando la escala y la intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos, como las olas de calor y los incendios forestales[3].

El calentamiento global es un riesgo mundial, cotidiano y normalizado, lo cual profundiza la necesidad de pensar cómo contribuir a su mitigación. Las sociedades y sus economías deben tener la capacidad de fundarse en nuevos modelos de producción y consumo.

Las nuevas economías, plantean no pensar en el bajo costo, sino en el valor agregado y la sostenibilidad entre la actividad humana y el uso y aprovechamiento de recursos naturales. En este punto vale la pena resaltar la propuesta de Gunter Pauli, quien sostiene que: “La Economía Azul responde a las necesidades básicas de todos con lo que tienes, introduciendo innovaciones inspiradas en la naturaleza, generando múltiples beneficios, entre ellos puestos de trabajo y capital social, ofreciendo más con menos”[4].

La fundación Zeri (Zero Emissions Research Initiative) lidera desde 1994 la investigación y desarrollo de proyectos asociados al modelo de la economía azul. Es una organización pionera en la conceptualización y desarrollo de proyectos y emprendimientos, bajo una perspectiva de creación de valor agregado desde lo local, la resolución de problemáticas sociales y medio ambientales, y la creación de nuevas cadenas de valor en la producción de bienes y servicios.

¿Por qué el emprendimiento resulta relevante?

El emprendimiento invita a poner en el centro de la reflexión la posibilidad de generar valor agregado en lo que le ofertamos a la sociedad. Esto es posible por varios caminos. Primero, la posibilidad de contar con insumos de las economías locales valoriza lo que está a la mano disponible. En esa medida, la transformación de materias primas se puede hacer desde el reconocimiento de tradiciones y conocimientos propios de cada contexto. Así mismo, en la consolidación de los modelos de negocio, es posible forjar redes y alianzas locales que actúen bajo principios de sostenibilidad en toda la cadena de producción, comercialización y consumo. Por último, al ser unidades productivas nuevas, pueden generar procesos innovadores orientados a entender la economía como un ciclo que debe brindar la posibilidad de reducir la generación de residuos o su aprovechamiento, para tener un mayor equilibrio medio ambiental.

Podemos concluir que el emprendimiento es un vehículo para materializar la apuesta de la economía azul, y a su vez, esta última es una apuesta por mitigar los efectos del calentamiento global. Una apuesta necesaria, pero aun lejos de estar en la agenda del modelo económico mundial. De allí, que valga la pena su visibilización y divulgación, pues además se convierte en una fuente de información y oportunidad para la creación de nuevas unidades de negocio.

Las diferentes iniciativas apoyadas a nivel mundial por esta fundación evidencian que es posible promover modelos alternativos de producción, donde lo local y la tradición tienen un peso importante para fundamentar la sostenibilidad. “La naturaleza solo trabaja con lo que está disponible localmente. Los negocios sostenibles evolucionan respetando no solo los recursos locales, sino también la cultura y la tradición”[1].

La economía azul nos recuerda que sin importar el lugar donde estemos, dependemos de un mismo planeta, frágil, que necesita de modelos económicos que nos permitan establecer la sostenibilidad como práctica cotidiana, y no solo como discurso político.

No olviden dejar sus comentarios!!!

[1] Ver. https://www.theblueeconomy.org/principles.html

[2] Ver. https://www.elespanol.com/ciencia/medio-ambiente/20191205/ano-desastre-cierra-record-historico-emisiones-co2/449456033_0.html#:~:text=Los%20niveles%20de%20concentraci%C3%B3n%20de,unas%20410%20partes%20por%20mill%C3%B3n.

[3] Ver. https://www.bbc.com/mundo/noticias-49791588

[4] Ver. https://www.theblueeconomy.org/principles.html

Otros artículos

00:01:44

4/4 Juan Manuel Parra

https://youtu.be/pA0CXgkVCWk

Comunicado del Rector a la #ComunidadBarna

Apreciados alumnos y comunidad Barna, Deseando que se encuentren bien, al igual que sus familias y seres queridos. Les escribo esta comunicación para ponerles al...

¿Por qué nos cuesta tanto delegar?

En una ocasión, un directivo manifestaba con gran entusiasmo el recién  ascenso logrado en una empresa industrial, decía: “Me han hecho director de producción...